Carta de Reyes por la salud infantil (desistir o resistir)

Queridos Reyes Magos: suponemos que SS. MM. sabrán que el conocimiento científico ha mostrado que la publicidad de alimentos y bebidas influye en los hábitos de los niños, que el tiempo de exposición a la misma se asocia a la obesidad y que ni los padres bienintencionados tienen tanto poder persuasivo sobre las preferencias de sus hijos. ¿Pero saben que la mayoría de productos alimentarios objeto de publicidad  para niños es poco saludable, que la normativa está manifiestamente incompleta y registra un considerable grado de incumplimiento? No estaría de más que echasen una manita a la Organización Mundial de la Salud, a la ciencia y, sobre todo, a la salud de nuestros hijos. Por pedir….

Así empezaba la carta que, henchidos de inocencia, escribíamos hace ahora dos años desde este modesto rincón digital. En los meses siguientes nada cambió, antes al contrario, por lo que al año siguiente volvimos a insistir a Sus Majestades de Oriente; pero nuestros deseos siguen sin tener quien los escuche.

¿Tanto pedimos? Pues, visto lo visto con nuestros propios ojos, y cada vez con aquella inocencia más desinflada, vamos a tener que reconocer que sí, que poco menos que pedimos peras al olmo. Que hablamos de palabras mayores, de a ver quién es el guapo que (¿desde su escaño?) se bate el cobre para ponerle el cascabel a gato tan poderoso… Sí, no nos salen más que lugares comunes.

carta reyes Concísate Félix Morales salud infantil publicidad alimentación salud consumo

Pero un momento. Resistiremos. Igual que en la última carta, no permitiremos que el pesimismo inunde estas líneas. Volvemos a recordar a Víctor Hugo (nada detiene una idea cuya hora ha llegado). Y nos henchimos de fuerzas renovadas al pensar en tantas gentes que, ahí afuera, aquí adentro, ansían el mismo o semejantes deseos: sanitarios y no sanitarios, divulgadores, técnicos de las administraciones públicas, un número creciente de políticos, entidades socioculturales, periodistas y no periodistas, Margaret Chan, Tedros Adhanom y (pese a mis dudas pasadas) también una pléyade de madres y padres (que a poco que vislumbran la punta de este iceberg se indignan e interesan con ahínco, o así me lo ha parecido).

En fin queridos Reyes Magos, disculpen estos anhelos acaso algo ingenuos, cuyo lugar ideal, más que una carta dirigida a Sus Majestades, sea una disposición en un boletín oficial. Hasta tanto, y mientras haya aliento para sostener este humilde sombrajo o ariete, seguiremos dándoles cuenta sobre el particular.

Por Félix A. Morales,

Salud y suerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s